REFRESCOS AZUCARADOS… PELIGRO A LA VISTA.

LOS REFRESCOS AZUCARADOS

Para responder correctamente a esta pregunta, primero deberemos aclarar qué son los refrescos azucarados. Son todas las bebidas preparadas (con gas o sin gas) que contienen azúcares simples para aportar un sabor dulce.

Entre esos azúcares se encuentran la sacarosa y la fructosa. Este tipo de sustancias están presentes de forma natural en gran cantidad de alimentos, como por ejemplo las frutas y zumos naturales, cereales, verduras, lácteos y otros alimentos como la miel.

El problema se presenta cuando consumimos productos o alimentos preparados que contienen cantidades muy elevadas de estos azúcares, como son los refrescos azucarados, que pueden contener gas y suelen ser de distintos sabores. También se pueden incluir las bebidas energéticas y los zumos azucarados envasados.

¿Por qué decimos que el consumo elevado de refrescos azucarados es un “problema”? Hay gran variedad de estudios científicos y estadísticos que relacionan un consumo elevado de estos productos con un aumento en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes. Estas enfermedades presentan una incidencia cada vez más elevada, tanto en jóvenes como en gente adulta, y este cambio está motivado en gran medida por los cambios en los hábitos alimentarios y el avance de la industria alimentaria.

LOS RIESGOS

Vamos a analizar más detenidamente los posibles riesgos para la salud que se pueden derivar del consumo en exceso de este tipo de bebidas:

  • Obesidad: los refrescos azucarados aportan gran cantidad de calorías extras, innecesarias para el funcionamiento del organismo, que junto con otros factores pueden contribuir a la ganancia de peso.
  • Osteoporosis: este problema puede presentarse a largo plazo, sobre todo en niños que consumen grandes cantidades de refrescos y de zumos azucarados envasados, ya que están en edad de crecimiento óseo y debido también a la sustitución de los lácteos por este tipo de bebidas.
  • Problemas dentales: la elevada concentración de azúcar puede provocar caries y pérdida del esmalte dental.
  • Diabetes: las cantidades elevadas de azúcar en sangre, producen desarreglos hormonales, sobre todo en la insulina y el glucagón (encargados de regular los niveles en sangre de esta sustancia). Son estos desajustes hormonales los que pueden provocar el desarrollo de diabetes.
  • Problemas cardiovasculares: debido al consumo elevado de refrescos azucarados pueden presentarse problemas cardiacos, este riesgo aumenta considerablemente si ya existen problemas de diabetes y obesidad.

Teniendo en cuenta todos estos datos, creemos que es de vital importancia reducir o incluso eliminar el consumo de bebidas azucaradas sobre todo si se trata de niños. Pueden sustituirse por otro tipo de refrescos sin azúcar, aunque tampoco conviene abusar de ellos. Últimamente se están empezando a tener en consideración otras medidas como insertar etiquetas en las latas de refrescos azucarados parecidas a las que aparecen en las cajetillas de tabaco donde se expliquen los perjuicios de consumir estos productos www.sinazucar.org/foto/coca-cola-etiqueta/ .

Así conseguiremos tener una alimentación más adecuada y preservar nuestra salud con unas pautas sencillas y fáciles de seguir.