dia mundial contra el cancer

DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER

Hoy 4 de febrero es el día mundial contra el cáncer y desde la clínica Ana Checa os queremos dar unas pautas de alimentación para las personas que estén en tratamiento. 

¿Sabías que hasta un 80% de estos pacientes presentan síntomas y signos de desnutrición?

Esta malnutrición puede deberse directamente por la presencia del tumor o también por el mismo tratamiento que se le realiza para combatirlo, tanto la quimioterapia como la radioterapia, la terapia con hormonas, la inmunoterapia, los trasplantes de células madre o la cirugía. Pues dichos tratamientos producen una serie de efectos secundarios en el organismo que impiden que se lleve a cabo una correcta alimentación, siendo los más habituales:

  1. Molestias ante los olores
  2. Cambios de sabor de los alimentos (normalmente refieren un sabor metálico en la lengua)
  3. Dificultad y/o dolor para tragar
  4. Úlceras en la boca o garganta
  5. Resequedad de la boca
  6. Sensación de saciedad después de comer pequeñas cantidades
  7. Cansancio
  8. Inapetencia
  9. Diarrea
  10. Estreñimiento
  11. Náuseas
  12. Vómitos

Hasta no hace mucho tiempo, el tratamiento del paciente oncológico únicamente se centraba en administrar correctamente el procedimiento que requería, sin detenerse a valorar otros aspectos relacionados también con el cáncer, como los psicosociales, la calidad de vida y la nutrición. Actualmente, está demostrado que la malnutrición disminuye la calidad de vida en estos pacientes, sobre todo debido a la pérdida de masa muscular, astenia y su influencia negativa sobre el aspecto psíquico.

Por tanto, debemos tener en cuenta la importancia de asegurarnos de que todas las personas que cada día luchan contra esta enfermedad estén bien nutridas y por ello, a continuación, te vamos a dar una lista de recomendaciones para favorecer su alimentación:

  1. Deberán asegurarse de consumir alimentos con alto contenido de proteínas y calorías como pollo, huevo, pescado o yogur entero, por ejemplo.
  2. Añadir más proteínas y calorías a los alimentos, por ejemplo: yogures enriquecidos con proteína, crema de verduras con nata, puré de verduras con legumbres trituradas, sopas con trocitos de carne y huevo desmenuzados.
  3. Consumir alimentos ricos en proteínas en la primera comida del día o cuando presente más apetito.
  4. Beber suficiente cantidad de agua al día, sobre todo entre las comidas y lo mínimo en ellas. Evitando el consumo de refrescos, bebidas con gas o bebidas alcohólicas.
  5. Evitar consumir platos fritos o alimentos crudos o poco cocinados.
  6. Si le cuesta consumir alimentos sólidos, triturarlos, pero que estos sean ricos en nutrientes y proteínas.
  7. Consumir alimentos que no presenten olores fuertes o en frío para disminuir sus aromas y su sabor.
  8. Es preferible repartir las comidas en más tomas que forzarlo a comer mucho volumen de alimentos en una o dos tomas principales.
  9. Es muy importante mantener una correcta higiene bucal para aliviar los síntomas y el mal gusto en la boca.
  10. Evitar condimentos fuertes como el ajo, la cebolla, especias fuertes o picantes.
  11. Evitar alimentos flatulentos o excesivamente ricos en fibra.
  12. En pacientes con disfagia adaptar los alimentos a la textura que mejor acepte y si presenta disfagia a los líquidos utilizar espesantes.

Esperamos que todas estas recomendaciones ayuden a mejorar la calidad de vida y la sintomatología de todas aquellas personas que presentan esta enfermedad. Y desde aquí, a todos los que están luchando, os mandamos mucho ánimo y toda la fuerza y energía para seguir combatiéndolo, además de a los familiares y amigos que los apoyan día tras día.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario