ANTIOXIDANTES, QUÉ SON Y POR QUÉ TOMARLOS

Los antioxidantes son sustancias químicas que ayudan a limitar o detener el daño producido por los radicales libres.

Hoy en día nuestro cuerpo se enfrenta a amenazas diarias. El actual estilo de vida que tenemos, (estrés, toxinas ambientales como el tabaco y alcohol, contaminación ambiental, rayos ultravioletas del sol o camas de bronceado, ingesta de químicos que podemos encontrar en alimentos procesados…) hace que los virus y las infecciones nos ataquen día tras día.

Los radicales libres también pueden dañar nuestro ADN y a las células, con lo que estos radicales libres pueden contribuir al proceso de envejecimiento de las células, por lo tanto nos exponemos a padecer enfermedades como cáncer, diabetes o enfermedades del corazón.

Los antioxidantes pueden ayudar a protegernos y revertir algunos de los daños antes mencionados.

Podemos cambiar el estilo de vida, como por ejemplo, dejar de fumar y beber alcohol, tomar el sol de forma segura… y además podemos obtener antioxidantes mediante una alimentación saludable.  Los antioxidantes comunes incluyen:

-Vitamina A: la encontramos en huevos, hígado, leche.

-Vitamina C: se encuentra en la mayoría de verduras y frutas, como por ejemplo, brócoli, pimientos, tomates, col rizada, coliflor, kiwis, naranja, pomelo, bayas.

-Vitamina E: lo encontramos en vegetales de hojas verdes como espinacas y col rizada. También en frutos secos y semillas, como almendras, avellanas, cacahuetes.

-Betacaroteno: se encuentra en frutas y verduras de colores brillantes. Están en zanahorias, calabaza, brócoli. También está en verduras como remolacha, espinaca, col rizada. Las frutas que tienen betacaroteno son los melocotones, albaricoques, papayas, mangos y melones.

-Licopeno: en las frutas de color rojo o rosa encontramos este componente. Tales como tomates, sandía, pomelo rosado y albaricoques.

-Luteína: los vegetales de hoja verde como espinaca, col y col rizada. También en vegetales como brócoli, naranjas, papayas y maíz.

-Selenio: lo podemos encontrar en alimentos de origen animal como pescado, carne, pollo y pavo, huevos y cereales. En frutos secos, legumbres, huevos y queso. También pasta, pan, cereales, incluido maíz, arroz y trigo.

Cada antioxidante tiene una composición química diferente y cada antioxidante ofrece un beneficio diferente para la salud. Por lo tanto hay que tomarlo de una manera correcta, puesto que demasiada cantidad de antioxidante puede ser perjudicial para la salud. Con una alimentación correcta y adecuada podemos ayudar a cubrir las necesidades diarias.