DIETODENUNCIA

Los palitos de cangrejo, ¿es un alimento tan saludable como nos lo venden?

Los palitos de cangrejo están hechos, principalmente, de surimi. Y, ¿qué es el surimi? El surimi es un gel de proteínas formado por carne picada de varios tipos de pescado. Aunque este producto se le conozca como “patas de cangrejo”, lo cierto es que no lleva este alimento, simplemente le tintan una raya roja a un lado para simular parecido a una pata de cangrejo y le añaden aroma.

¿Tiene propiedades beneficiosas?

Este producto contiene proteínas de alto valor biológico (aunque en un pescado encontramos mayor cantidad) y pocas kcal debido a que contienen una elevada cantidad de agua y un escaso valor nutricional.

¿Qué tiene de malo?

Este producto nos tiene que quedar claro que es un ultraprocesado. Para empezar, la procedencia de la pasta de pescado con la que se forma es incierta. Aunque el pescado siempre tiene que mostrar su especie en la etiqueta, el surimi legalmente no tiene que hacerlo, basta con que ponga que es “pescado”. Esto es permitido por el BOE, donde detallan: “Es difícil determinar de manera específica, la materia prima empleada”.  

Para poder fabricar este producto, los restos de la mezcla de varios pescados se lavan correctamente extrayendo las escamas, piel y espinas y se deshidratan, convirtiéndolos así en un gel al que añaden mucha agua, almidón (utilizado también en fiambres de baja calidad para rellenar el producto), sal, azúcar y una larga lista de aditivos: saborizantes (glutamato monosódico), conservantes (ácido ascórbico), colorantes, aglutinantes, polifosfatos, etc., con el fin de intentar imitar el sabor de la carne de cangrejo.

Los pescados, además de aportarnos proteínas, también contienen otras propiedades beneficiosas como grasas saludables y vitaminas. Sin embargo, estas vitaminas mediante el procesado se van perdiendo y su cantidad final es nula o insignificante.

También debemos tener en cuenta que a este producto se le añade un alto porcentaje de sal, (sodio), por lo que deben ser consumidos aún con mayor moderación en personas con enfermedades coronarias, hipertensión o con problemas de circulación sanguínea.

Por tanto, si queremos añadir a nuestros platos o ensaladas sabor y/o aportar proteínas, siempre será más recomendable que sea añadiendo pescado o marisco (fresco o en lata) conservando sus propiedades beneficiosas y sin aportar ingredientes que desconocemos o son perjudiciales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario