Dulces navideños sin azúcar, ¿una opción saludable?

Con la llegada de la Navidad el exceso de productos con azúcar se intensifica de forma notoria. Este hecho supone un problema para las personas que tienen alguna limitación en su dieta. Hoy vamos a hablaros de los dulces navideños sin azúcar

En las clínicas de Ana Checa sabemos que en el mes de diciembre mantener una alimentación sana y equilibrada se hace difícil si a nuestro alrededor se nos presentan los dulces típicos de esta época (turrón, mazapán, polvorón…), especialmente para aquellas personas que tienen Diabetes Mellitus.

Debemos conocer que el consumo de dulces está asociado a sensaciones placenteras, agradables, que nos aportan satisfacción y gozan de connotaciones sociales importantes, ya que, su consumo está unido a celebraciones y fiestas. Es por ello que resulte tan complicado renunciar a ellos.

Dulces navideños sin azúcar.

El desequilibrio de la dieta que originan los dulces.

Sin embargo, los dulces y la repostería, en general, además de contener importantes cantidades de grasas, generalmente poco saludables que aumentan el número de calorías, desequilibrando la dieta saludable, contienen azúcares que se absorben de forma rápida y, por tanto, suben el azúcar en sangre también rápidamente, haciendo más difícil su control y el mantenimiento de los valores deseables.

Como remedio a este problema, hace unos años aparecieron en el mercado las versiones “sin azúcar” de todos estos dulces, como alternativa saludable y adecuada para personas con algún problema de salud o tan solo preocupadas por su peso. Pero, ¿son los dulces navideños sin azúcar una alternativa saludable?

¿Qué esconden los dulces sin azúcar?

Muchas personas piensan que los dulces y la repostería “sin azúcar” se pueden consumir libremente sin límites en la cantidad o frecuencia diaria, porque no les añaden azúcar del azucarero (sacarosa). Pero debemos tener en cuenta que en muchas ocasiones se les añaden otros “azúcares naturales”, como la fructosa, que aumentan la glucosa en sangre igual que el azúcar del azucarero, o se opta por edulcorantes sintéticos, cuyo consumo afecta de manera negativa a la microbiota intestinal porque causa molestias digestivas (como flatulencias o diarrea, según la tolerancia individual).

Dulces que comer en Navidad.

Además, en cuanto a las calorías tampoco aportan ninguna ventaja. La diferencia calórica entre el producto normal y la versión “sin azúcar” es ínfima, basta con ver los etiquetados para comprobarlo.

En cambio, sí hay diferencias muy notables en el precio. Según la marca el precio varía, pero en la mayoría de los casos son más caros y no llegan a tener el sabor de sus respectivos con azúcar.

Por tanto, como recomendación en las clínicas de Ana Checa, siempre incidimos mucho en la importancia de disfrutar cuidándose sin tener que renunciar a los pequeños placeres. Es por ello, que se puede llevar una alimentación equilibrada y saludable y tomar algún dulce de vez en cuando, entendiendo que la cuestión es consumirlos con conocimiento y prudencia.

Si te ha gustado este post sobre los dulces navideños sin azúcar, compártelo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario