Noticias sobre nutrición y dietética.

¿QUE PAN ESTAMOS TOMANDO?

El consumo de pan hoy en día ha disminuido en los últimos años pero aun así se sigue consumiendo grandes cantidades de este alimento.

En el artículo de hoy nos vamos a centrar en que tipos de pan nos vende la industria, cual es el mejor o el más adecuado, a la hora de comprarlo en un supermercado,  ya que este tipo no tiene nada que ver con los que se hacían antes o los que hacen en las panaderías de toda la vida.

Aunque la industria siempre nos intenta vender sus productos con mensajes que  nunca son lo que nos venden, como por ejemplo “el consumo de pan en España es menor del aconsejado”, “es necesario tomar de 6- 10 raciones de cereales al día”; “los expertos insisten en incluir entre el 50 – 60 % de la ingesta calórica del día provenga de los hidratos de carbono”.

No tenemos que hacer caso a todos los mensajes escritos por la industria y más a los productos que nos intentan vender en el día a día. El estudio más reciente publicado sobre la ingesta de diferentes alimentos en España, a la cabeza se encuentra el pan, y muy por debajo de este el consumo de verduras y hortalizas, incluso aun habiendo reducido su consumo en los últimos años.

¿CÓMO ES EL PAN DE AHORA?

El pan se elabora con variedades de trigo “moderno”.  Este es un alimento muy pobre y especialmente el pan blanco industrial, pero que hasta ahora es el más consumido. Antes se utilizaban variedades con el trigo espelta o el centeno.  Este tenía mucho tiempo de fermentación, consiguiendo así un producto de mejor digestión.

El pan de ahora no cumple el proceso de los panes que se consumían antes, ahora se utilizan más levaduras químicas, para que esa fermentación que antes llevaba horas, se produzca rápidamente. Se le añaden aditivos y azúcares para mejorar su textura y sabor, además para hacerlos más duraderos, utilizando así ingredientes más económicos, dando como resultado un pan de mala calidad nutricional.

Otro de los puntos negativos que tienen es que ahora las harinas son refinadas, incluso en diferentes tipos de panes, como son los integrales.  Sin embargo, antes de utilizaban harina integral de calidad conservando toda la fibra y sus vitaminas, el pan integral que se piensa que estamos consumiendo rara veces lo es.

Una buena manera de saber siempre si lo que compramos es de buena calidad nutricional, es siempre mirar las etiquetas  de los productos y la lista de ingredientes para saber si verdaderamente estamos comprando lo que nos venden.  Siempre se tiene otra opción que es elaborar vuestro propio pan o, comprarlo en panaderías de toda la vida que sepáis que es de buena calidad.

¿COMO SABER QUE EL PAN QUE ESTOY COMPRANDO ES DE BUENA CALIDAD?

Para saber comprar un pan de calidad nos debemos fijar como he mencionado anteriormente en la lista de los ingredientes.  A la hora de elegir una variedad siempre va a ser más sano el pan integral, de espelta o centeno que el pan blanco refinado, aparte de mantenernos saciados más tiempo mantiene mejor los nutrientes la fibra y minerales que el refinado.  Pero como saber identificarlo.

Lo primero de todo es fijaros que únicamente ponga que lleva harina integral, agua y sal y fermentos o masa madre, sin aditivos o azucares, ya que en muchas ocasiones mezclan harinas refinadas con salvado para que le de ese color de “integral” que tienen.  El pan que vayamos a comprar debe haber tenido un proceso de fermentación largo, si tienes alguna duda de lo que estés comprando pregunta a tu panadero de confianza.

Por último fijaros que no os engañen con ningún reclamo como tipo, doble esponjosidad, rico en fibra, ni que os ponga ninguna propiedad extraordinaria que os diga que con ese pan vais a bajar de peso.

Siempre intentar comprarlo en panaderías de confianza o el que os recomienden el profesional de la salud, como es el nutricionista si estáis acudiendo por algún problema a él.

COMO AFECTA ESTE PAN A NUESTRO PESO

Numerosos estudios afirman que disminuir el consumo de pan blanco refinado reduce el peso y la grasa abdominal, asociado el consumo de este a mayor riesgo de sufrir sobre peso y obesidad.  Además de elevar la insulina, baja saciedad, daño intestinal etc.

Como conclusión deciros que hay que reducir el consumo de pan y de harinas refinadas y optar por panes más saludables 100% integrales o especiales que sean bajos en hidratos de carbono. Si os surgen dudas siempre mirar los ingredientes y sabréis que tipo de pan estáis comprando. A parte de limitar su consumo, se debe llevar una alimentación variada y equilibrada para mantener nuestro peso y tener buena salud.

ENVEJECIMIENTO…¿SE PUEDE RETRASAR A TRAVÉS DE LA ALIMENTACIÓN?

APRENDE A RETRASAR LOS EFECTOS DEL ENVEJECIMIENTO A TRAVÉS DE LA ALIMENTACIÓN

El envejecimiento es un proceso natural y progresivo que produce cambios tanto a nivel físico como psicológico y en el que influyen factores de diversa naturaleza. Entre los factores que afectan negativamente se encuentran  la ansiedad, el exceso de peso, una alimentación inadecuada, el sedentarismo, la exposición excesiva al sol, los hábitos de vida poco saludables (consumir tabaco, alcohol u otras sustancias dañinas para el organismo), etc.

El envejecimiento es inevitable. Todos sabemos que la eterna juventud es algo inalcanzable, pero podemos controlar sus efectos y retrasar su progresión llevando un estilo de vida adecuado. En este artículo analizaremos como la alimentación puede ayudarnos a controlar la producción por parte del organismo de radicales libres, que son los principales causantes del envejecimiento de la piel, el sistema muscular y el sistema circulatorio principalmente.

Pautas a seguir para retrasar o hacer menos palpable el paso de los años.

  • Reducir la cantidad de azúcares presentes en la dieta. Es fundamental para frenar la acción de los radicales libres. Se debe evitar el consumo de refrescos azucarados y dulces y reducir el de zumos de frutas, salsas preparadas, etc.
  • Consumir alimentos ricos en betacaroteno, vitamina A, vitamina C y vitamina E. También es importante cubrir las necesidades de minerales y oligoelementos como el hierro, el zinc y el magnesio y tomar alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados. Estas sustancias se encuentran en los siguientes alimentos: brócoli, tomate, zanahoria, ajo, frutos secos, pescado azul, carnes.
  • Realizar ejercicio físico diario y mantener la mente activa. La falta de ejercicio aumenta las enfermedades vasculares y del aparato locomotor, lo que favorece el envejecimiento.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco y sustancias psicotrópicas.
  • No abusar del sol, ya que acelera el envejecimiento de la piel y aumenta el riesgo de sufrir melanoma.
  • Evitar situaciones de estrés o ansiedad. El exceso de tensión mental acaba somatizándose y provoca alteraciones fisiológicas o metabólicas.

Sería estupendo encontrar un secreto mágico para permanecer siempre jóvenes y no sufrir el constante asedio de la vejez, pero desafortunadamente ese secreto no existe, por ello os recomiendo que sigáis estos consejos fáciles para, por lo menos, retrasar su aparición y mejorar nuestro estado de bienestar.

DIA MUNDIAL DE LA DIABETES. 14 DE NOVIEMBRE

La diabetes es la novena causa principal de muerte entre mujeres del mundo, causando esta enfermedad 2,1 millones de defunciones cada año, una cifra bastante alarmante.  Dos de cada 5 mujeres está en edad reproductiva, teniendo más dificultad a la hora de concebir.  Por ello la atención prenatal es fundamental en estos casos para prevenir mayor riesgo de mortalidad y morbilidad materno e infantil.  Uno de cada siete nacimientos se ve afectado por la diabetes gestacional, siendo mal gestionada en la sanidad,  pudiendo experimentar complicaciones como presión arterial, bebes de gran peso y parto obstructivo.

Este año se centra concretamente en la mujer, ya que hoy en día aún hay mucha desinformación. Para ello se promueve la educación para el autocontrol de esta enfermedad y la importancia del tratamiento en estos casos.

Actualmente, 199 millones de mujeres sufren esta enfermedad, por ello este día se centra en sus dificultades, ya que muchas de ellas no tienen acceso a educación, tratamiento y atención en esta patología.  Se prevé que para un futuro la cifra aumentará en 313 millones de afectadas en el año 2040.

Pero, ¿Qué sabemos de ella?

La diabetes es una enfermedad crónica en la cual el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar en la sangre.

Hay dos tipos principales de diabetes:

  • Diabetes tipo 1: se puede manifestar en cualquier edad, pero con más frecuencia se diagnostica en niños. El cuerpo no produce o produce poca insulina. Esto se debe a que las células del páncreas dejan de trabajar.
  • Diabetes tipo 2: esta es una de las más comunes. Normalmente se presenta en edad adulta, pero con el aumento de la obesidad cada vez se está diagnosticando en edades más tempranas. En este caso el cuerpo es resistente a la insulina y no la utiliza con la eficacia que debería.
  • Diabetes gestacional: nivel alto de azúcar en cualquier momento del embarazo.

Síntomas de la diabetes para que sepamos identificarlos a tiempo son:

  • Poliuria: orinar mucho.
  • Polidipsia: tener excesiva sensación de sed.
  • Cansancio y somnolencia.
  • Reducción de la agudeza visual.
  • Pérdida de peso.

¿Cómo podemos tratarla?

El tratamiento sin fármaco para recudir el riesgo de padecer esta enfermedad  en personas con un porcentaje alto de sufrirla es la pérdida de peso. La reducción de peso es muy beneficiosa para el control de la diabetes.

El Tratamiento para la diabetes tipo 2 hay casos en que se necesita un pastilla para regularse, y hay casos que únicamente con una correcta alimentación. Pero en otros casos si se hace una correcta alimentación  en función de los hidratos de carbono y ejercicio se puede suprimir la medicación y el tratamiento únicamente solo sería dietético. Sin embargo para la diabetes tipo 1, el tratamiento farmacológico será con insulina.

Os dejamos unos consejos para prevenir problemas asociados a esta enfermedad, tanto si la padecéis como si no:

  • Realizar ejercicio físico diariamente.
  • Beber agua diariamente.
  • Llevar una alimentación equilibrada y variada.
  • Llevar un control sobre la cantidad de hidratos de carbono que se ingiere.
  • Evitar alimentos ricos en azúcares ( dulces , pasteles, tartas, cremas pasteleras, mermeladas, helados, refrescos azucarados)
  • Evitar el consumo de alimentos procesados ( pizzas, papas, bollería industrial …)

 

AZÚCAR. EFECTOS AL DEJAR DE CONSUMIR

El consumo de azúcar

Cuando ingerimos una gran cantidad de azúcar estamos elevando de una manera exponencial los niveles de insulina en sangre en nuestro cuerpo (en personas no diabéticas) lo que hace que se produzca una grandísima cantidad de energía en el torrente sanguíneo y que esta energía se deposite en las células grasas, almacenándose así y produciendo daño a nuestra salud, este caso sucede generalmente en personas  con una actividad física normal o vida sedentaria.

Al reducir la cantidad de azúcar conseguimos una mejor calidad de vida, puesto que perdemos peso, dormimos mejor y tenemos una piel más sana.

 

¿Cómo actúa el azúcar en nuestro cuerpo?

El exceso de glucosa se da cuando tomamos alimentos ricos en azúcar.

Cuando se excede la capacidad de almacenamiento en el hígado, el azúcar que ya no cabe en él se convierte en ácidos grasos y vuelve de nuevo al torrente sanguíneo.

El azúcar transformado se almacena en las células adiposas de grasa y se acumula en zonas como abdomen, cadera, senos y nalgas.

Cuando estas zonas de nuestro cuerpo ya están llenas pasa a extenderse a los órganos, siendo corazón, riñones e hígado, por ejemplo, reduciendo la capacidad de nuestros órganos, aumentando la presión arterial, disminuyendo el metabolismo y debilitando el sistema inmune.

Cuando ingerimos el conocido carbohidrato “simple” de manera excesiva, como por ejemplo pan blanco, panecillos, galletas, pasteles, bebidas azucaradas, bollería, arroz blanco, etc., la glucosa en nuestro cuerpo aumenta los niveles.

La insulina es la hormona producida por el páncreas que se encarga de regular la glucosa en sangre y se pueda liberar cuando ingerimos esa cantidad alta de azúcar.

Lo ideal es realizar una dieta equilibrada, en la que se incluya frutas y verduras, rica en fibra, sin olvidar incluir las proteínas y las grasas saludables, además de la actividad física diaria.

 

Beneficios al dejar de consumir azúcar:  

  • Mejoran los niveles de energía: Es un error muy común el hecho de tomar una bebida azucarada, energética y otros productos cargados de azúcar cuando sienten que deben cargar las pilas. Sin embargo, hay estudios que confirman que ese exceso de glucosa puede ser una de los causantes de esos bajones que pueden interrumpir nuestro ritmo diario. Reduciendo al máximo el consumo de azúcar, esos bajones de energía que dan será parte del pasado.
  • Protegerás tu corazón: Reducir la ingesta de azúcar hará que se reduzca también el riesgo a padecer un ataque al corazón.
  • Te proteges del cáncer: Hay varios estudios que confirman que el azúcar es el alimento para las células cancerígenas, por lo tanto al reducir el consumo del azúcar ayudaremos a prevenir y evitar diferentes tipos de células malignas y a su vez cánceres.
  • Proteges tu hígado: La glucosa y fructosa en exceso puede provocar en el hígado un efecto tóxico similar al de una persona que toma alcohol en exceso.
  • Dormirás mejor: El consumo de azúcar puede alterar el sueño, por lo tanto las personas que tienen una alimentación equilibrada sin consumo de azúcar notan como sus hábitos de sueño mejoran.
  • Mantienes una mejor piel: El consumo de azúcar interfiere en la producción de elastina y colágeno, estas son las proteínas principales de la piel, así que el consumo de azúcar a largo plazo puede provocar envejecimiento prematuro.
  • Mejoras tu digestión y salud dental: Ayudas al aparato digestivo a que mejore su capacidad para procesar los alimentos. Evitamos problemas de estreñimiento. También ayudará a mantener un peso equilibrado y saludable. Reducir el consumo de azúcar ayuda a mantener unos dientes más saludables.

¿CONOCES EL ÁCIDO MANDÉLICO?

 

ÁCIDO MÁNDELICO

El ácido Mandélico efectúa una acción de peeling químico (efecto exfoliante) que no provoca irritación ni enrojecimiento (Prácticamente es inexistente la evidencia de formas reactivas como eritemas e irritación en los casos tratados).

El ácido Mandélico es un alfa hidroxiácido derivado de las almendras amargas. Posee una molécula de ocho átomos de carbono y a esta composición debe la peculiaridad de su actividad.

Una de las principales características del ácido Mandélico es el de no ser fotosensibilizante; esto permite que pueda ser aplicado en cualquier período del año, incluso en verano y en climas cálidos.

Es especialmente válido y activo en desarrollar acciones de reparación y reactivación de la piel envejecida. Tiene además propiedades antibióticas.

El ácido mandélico actúa estimulando la producción de células cutáneas. Por ello, si lo combinamos con un tratamiento antiedad, podemos rejuvenecer nuestro rostro y darle mucho mejor aspecto, sobre todo si tenemos en el rostro marcas de acné.

Esto se debe a su modo de actuación, ya que cuando lo aplicamos en la piel produce una suave desescamación que renueva el cutis, al tiempo que lo blanquea, ayudando a eliminar manchas de la piel y sus propiedades antisépticas hacen que mejoren las pieles con acné.

El Ácido Mandélico tiene además una eficaz acción depigmentante.

  • Tratamiento aclarante, regenerante y rejuvenecedor: Ideal para después del verano y la exposición al sol, conseguimos eliminar células muertas al eliminar capa cornea, y provocamos la regeneración, igualamos el tono de piel, y eliminamos pequeñas manchas solares. Resultados visibles desde la primera sesión.
  • Tratamiento Despigmentante: Este tratamiento se basa en las propiedades del ácido mandélico como aclarante y despigmentante combinado con un conjunto de ácido específicamente formulada para las hiperpigmentaciones, en un mes de tratamiento se aprecia bastante mejoría. Previo al inicio del tratamiento se realizará un diagnostico con la luz de wood, para determinar el número de sesiones aproximadas.
  • Tratamiento anti acné con ácido: Otras propiedades del ácido mandélico, son sus efectos anti inflamatorios y anti bacterianos, por lo tanto es muy efectivo en acné pustular, comedonal, y en poros dilatados.

ANSIEDAD POR LA COMIDA, ¿UN CAMINO SIN SALIDA?

La ansiedad es una enfermedad muy común, que en muchas ocasiones genera una necesidad de consumir alimentos en mayores cantidades de lo que es habitual.

Éste es un hecho difícil de controlar que se asocia con el sobrepeso, lo que puede acentuar la ansiedad, entrando así en un círculo vicioso del que es bastante fácil salir con un poco de fuerza de voluntad.

La ansiedad o el estrés son trastornos que deben tratarse en su origen, pero hay algunos trucos para vencerla. En este artículo te daremos algunos consejos para conseguirlo.

Reducir el consumo de azúcar o eliminarlo de la alimentación diaria. Esto evitará los deseos de estar comiendo a toda hora, ya que cuantos más dulces come una persona, mayor necesidad siente de comer otros alimentos dulces. Un buen truco es tomar bebidas sin calorías con edulcorante (como refrescos, gelatinas sin azúcar o infusiones con edulcorante), ya que se saciará la necesidad por el dulce sin aumentar de peso.

Aumentar el consumo de agua. Es importante tomar un mínimo de 1,5 – 2 litros de agua al día. Además, tomar un vaso de agua antes de las comidas puede hacer que se sienta menos hambre.

Hacer ejercicio todos los días. Es una manera bastante efectiva para controlar la ansiedad por comer exageradamente. El ejercicio físico es algo que no debe faltar en la vida de ninguna persona.

Aumentar el consumo de alimentos ricos en proteínas (pescados y carnes), ya que este nutriente tiene mayor poder saciante que los alimentos ricos en hidratos de carbono (pasta, patata, fruta, legumbres, etc).

Reducir el consumo de alimentos excitantes como el chocolate, el café o el té.

Todos estos consejos son hábitos de vida saludable, que aunque al principio requieran un esfuerzo adicional, con el tiempo se interiorizan convirtiéndose en parte de la rutina diaria.

Si se siguen estas pautas, se combatirá fácilmente la ansiedad por la comida, y sobre todo por el dulce, evitando así llegar a un estado de sobrepeso que puede dañar la salud tanto física como mental.

EL HUEVO. UN ALIMENTO BENEFICIOSO PARA LA SALUD

Hoy en día hay son muchos los mitos que rodean a este alimento, no siendo cierto todo lo que se dice sobre él. En este artículo paso a contarte todos los beneficios que el huevo puede aportar a tu organismo y a desmentir esos mitos que lo rodean.

el huevose compone de:

  • CASCARA: contiene una gran cantidad de carbonato de magnesio y fosfato de calcio. En esta parte se encuentra una delgada cámara de aire formada por dos películas o membranas que protegen la clara.
  • Yema: comprende aproximadamente el 30% de este alimento y está formada por lípidos y proteínas, que nos aportan gran cantidad de vitaminas y minerales a nuestro organismo.
  • Clara: es casi el 60% del alimento y su contenido es agua y proteínas.

QUE PROPIEDADES CONTIENE:

El huevo es un alimento con un gran valor nutritivo. Contiene gran cantidad de proteínas de alto valor biológico, aportándonos todos los aminoácidos esenciales que nuestro organismo necesita.

Es rico en vitaminas (A, E, D y del grupo B).

Es rico en minerales (Zinc, hierro, selenio, sodio y fosforo. Es capaz de reducir la aparición de enfermedades cardiovasculares, así como retrasar la aparición de enfermedades degenerativas.

También contiene colina, un compuesto esencial para nuestro sistema nervioso y Luteína para un correcto desarrollo visual.

EL HUEVO Y EL COLESTEROL: MITO O REALIDAD

Este es uno de los mitos más extendidos en el ámbito de la nutrición. El huevo ha sido restringido en dietas restrictivas y para tratar y prevenir el llamado colesterol malo y las enfermedades cardiovasculares. Normalmente las recomendaciones que se daban eran que se consumiera huevo 2 o 3 veces a la semana máximo.   ¿Todo esto es cierto?

El cuerpo necesita colesterol. El hígado es el que produce la mayor parte. Si aumentas la ingesta de colesterol en tu dieta, tu hígado producirá menos; al contrario que si comes poco, el hígado producirá más.

Aunque doblemos o tripliquemos la cantidad máxima recomendada  de colesterol, no nos va a producir un aumento significativo del colesterol en sangre. De hecho, el pequeño o leve aumento que hay en el colesterol total que se produce por aumentar la ingesta de huevos es principalmente del colesterol HDL, el llamado “colesterol bueno”, protegiéndonos así de enfermedades cardiovasculares.

Tras realizar numerosos estudios científicos esas recomendaciones se han modificado.

Se ha comprobado que lo que influye negativamente sobre el colesterol es el consumo de grasas saturadas como son la bollería industrial (donuts, bollicaos …,) refrescos y zumos azucarados, alimentos procesados (pizzas ultra congeladas, comida rápida, patatas fritas…) y no el huevo.

Son las grasas saturadas las que aumentan el colesterol en sangre. Investigaciones recientes han demostrado que se puede ingerir un huevo por día o más sin ningún efecto sobre el colesterol sanguíneo, llevando también una dieta sana y equilibrada, complementándose siempre con el ejercicio diario.

Para terminar, deciros que son muchos los factores que pueden aumentar el colesterol en sangre, pudiendo así ser consumido diariamente sin ningún problema.

El huevo es un alimento saludable que nos aporta muchos beneficios a nuestro organismo, siempre en el contexto de unos hábitos de vida y alimentación saludables.

ANTIOXIDANTES, QUÉ SON Y POR QUÉ TOMARLOS

Los antioxidantes son sustancias químicas que ayudan a limitar o detener el daño producido por los radicales libres.

Hoy en día nuestro cuerpo se enfrenta a amenazas diarias. El actual estilo de vida que tenemos, (estrés, toxinas ambientales como el tabaco y alcohol, contaminación ambiental, rayos ultravioletas del sol o camas de bronceado, ingesta de químicos que podemos encontrar en alimentos procesados…) hace que los virus y las infecciones nos ataquen día tras día.

Los radicales libres también pueden dañar nuestro ADN y a las células, con lo que estos radicales libres pueden contribuir al proceso de envejecimiento de las células, por lo tanto nos exponemos a padecer enfermedades como cáncer, diabetes o enfermedades del corazón.

Los antioxidantes pueden ayudar a protegernos y revertir algunos de los daños antes mencionados.

Podemos cambiar el estilo de vida, como por ejemplo, dejar de fumar y beber alcohol, tomar el sol de forma segura… y además podemos obtener antioxidantes mediante una alimentación saludable.  Los antioxidantes comunes incluyen:

-Vitamina A: la encontramos en huevos, hígado, leche.

-Vitamina C: se encuentra en la mayoría de verduras y frutas, como por ejemplo, brócoli, pimientos, tomates, col rizada, coliflor, kiwis, naranja, pomelo, bayas.

-Vitamina E: lo encontramos en vegetales de hojas verdes como espinacas y col rizada. También en frutos secos y semillas, como almendras, avellanas, cacahuetes.

-Betacaroteno: se encuentra en frutas y verduras de colores brillantes. Están en zanahorias, calabaza, brócoli. También está en verduras como remolacha, espinaca, col rizada. Las frutas que tienen betacaroteno son los melocotones, albaricoques, papayas, mangos y melones.

-Licopeno: en las frutas de color rojo o rosa encontramos este componente. Tales como tomates, sandía, pomelo rosado y albaricoques.

-Luteína: los vegetales de hoja verde como espinaca, col y col rizada. También en vegetales como brócoli, naranjas, papayas y maíz.

-Selenio: lo podemos encontrar en alimentos de origen animal como pescado, carne, pollo y pavo, huevos y cereales. En frutos secos, legumbres, huevos y queso. También pasta, pan, cereales, incluido maíz, arroz y trigo.

Cada antioxidante tiene una composición química diferente y cada antioxidante ofrece un beneficio diferente para la salud. Por lo tanto hay que tomarlo de una manera correcta, puesto que demasiada cantidad de antioxidante puede ser perjudicial para la salud. Con una alimentación correcta y adecuada podemos ayudar a cubrir las necesidades diarias.

LOS SECRETOS DE LA DIETA DE ANA CHECA

EL SECRETO DEL ÉXITO DE LA DIETA ANA CHECA

Pide tu cita previa para venir a hacer la dieta Ana Checa en cualquiera de sus clínicas en el teléfono 699 25 87 28 – info@anacheca.es – www.facebook.com/anachecanutricionista

Leer más

LECHE CRUDA…¿PELIGROSA O BENEFICIOSA?

¿ES EL CONSUMO DE LECHE CRUDA UNA BUENA OPCIÓN?

El consumo de leche cruda es causada a las tendencias actuales de la importancia de llevar una alimentación a base de productos ecológicos y naturales, dejando de lado el consumo de alimentos procesados o tratados tecnológicamente. 

Esa es la razón principal por la que el consumo de leche cruda y sus derivados están en continuo crecimiento en distintos países de la unión europea, entre ellos España.

Además, la leche cruda tiene un sabor muy particular, más intenso que la leche pasteurizada.

RIESGOS

Para explicar los riesgos que conlleva el consumo de la leche cruda, primero deberemos definir algunos conceptos importantes:

  • La leche cruda es aquella que proviene de las vacas, ovejas o cabras y que no ha pasado por el proceso de pasteurización para matar las bacterias dañinas.
  • Puede contener bacterias peligrosas como Salmonella, E. coli y Listeria, que son las responsables de causar numerosas enfermedades transmitidas por los alimentos.
  • La pasteurización es un proceso tecnológico por el cual se eliminan las bacterias patógenas mediante la aplicación de calor.

La leche en general es un alimento muy susceptible de ser contaminado por bacterias, virus y parásitos, por lo que si añadimos el que no esté pasteurizada, como la leche cruda, los peligros a los que puede estar expuesto el consumidor son numerosos.

El consumidor podrá estar expuesto a infecciones  gastrointestinales, que pueden llegar a ser muy graves para la salud.

Durante la recogida de la leche es probable la contaminación del producto por organismos gastrointestinales presentes de forma natural en la flora intestinal del animal del que se extrae, y que para el ser humano pueden resultar patógenos.

Es cierto que la leche cruda que se comercializa hoy en día está sometida a numerosos controles de calidad y los animales de los que se extrae deben tener unas condiciones de higiene óptimas.

Sin embargo, esos controles de calidad no son del todo rigurosos y las posibilidades de contaminación del alimento son muy altas.

En España, la venta directa al consumidor de leche cruda está prohibida en la legislación vigente, aunque existen otras vías de comercialización por las que se puede adquirir este producto de forma legal.

Como conclusión, diré que llevar una alimentación lo más natural posible me parece una buena elección siempre que no presente riesgos para la salud. Hay numerosos productos ecológicos y/o naturales cuyo consumo puede resultar muy beneficioso, pero creo que la leche cruda no es uno de ellos.